España

El Gobierno y la banca llegan a un principio de acuerdo para ayudar a más de un millón de hogares en el pago de la hipoteca | Economía

El Gobierno y la banca llegan a un principio de acuerdo para ayudar a más de un millón de hogares en el pago de la hipoteca | Economía

Finalmente, después de dos meses de conversaciones, hubo humo blanco. Gobierno y bancos iniciaron negociaciones en septiembre pasado para ampliar un escudo social para clientes financieros vulnerables castigados por la subida del euríbor, pero estuvieron silenciados durante semanas en los detalles. En concreto, en aquellos que identificaron el número de beneficiarios potenciales y el impacto en las cuentas sectoriales. Hasta el lunes, pasadas las once de la noche, cuando las dos partes acordaron actualizar y ampliar el código de buenas prácticas para ayudar a los más vulnerables, así como un mecanismo alternativo para intentar alcanzar la renta media (hasta un máximo de 29.400 euros) . Eso sí, según el comunicado del Ministerio de Economía, el acuerdo es “en vista de que no se han cerrado los últimos detalles con la patronal en los bancos”, aunque se espera que sea remitido al Consejo de Ministros el próximo martes. Estas medidas supondrán un alivio para más de un millón de hogares que se encuentran en situación de vulnerabilidad o riesgo de vulnerabilidad por la subida del Euribor, según el Ejecutivo.

Las complicaciones para acordar el texto final se explican por las diferencias en la definición del entorno de los clientes financieros que podrían beneficiarse de las nuevas medidas. El consejero delegado ha abogado desde el primer momento por un paquete integral de ayudas que lleguen a las familias de renta media (según el Instituto Nacional de Estadística, las que ganan en torno a los 30.500 euros). Sin embargo, los bancos dudaban debido al impacto de la reestructuración de la deuda en sus provisiones. Este era exactamente otro problema: acabar con el aumento desmesurado de las dotaciones, algo que no dependía del gobierno, sino de la Autoridad Bancaria Europea (EBA). A pesar de ello, Calvino ha tomado la iniciativa y el protocolo, que se desarrollará en paralelo a la Ley de Buenas Prácticas, llegará a las familias con ingresos de hasta 29.400 euros.

Read:Más de 28.000 personas se encuentran en situación sin hogar

“En concreto, las medidas se están tomando en tres direcciones: mejorando el trato a los hogares vulnerables, abriendo un nuevo marco de trabajo temporal para los hogares en riesgo de vulnerabilidad por el aumento de los tipos de interés, y adoptando mejoras para facilitar la amortización anticipada y la conversión de los préstamos de hipotecas a tipo fijo”, recopila la nota económica. En estos casos, los beneficiarios también deben cumplir otros requisitos: el esfuerzo económico (que supone el pago del alquiler mensual sobre los ingresos de la unidad familiar) debe superar el 30% y debe haber aumentado al menos un 20%.

El nuevo protocolo, que irá en paralelo al Código de Buenas Prácticas, es una gran novedad. El ejecutivo espera ser un escudo para las familias en apuros, no solo para los hogares más vulnerables. A través de este mecanismo, se permitirá a los clientes “reducir la carga financiera de las hipotecas suscritas hasta el 31 de diciembre de 2022 congelando la cuota y ampliando el plazo de devolución del crédito a siete años”. Además, el próximo año se eliminarán las comisiones por amortización anticipada y el cambio de tipo variable a tipo fijo (para deudores que tengan un contrato con dichas penalizaciones).

Read:El 75% de los votantes del PSOE y más del 60% de los de Unidas Podemos, partidarios de suprimir el impuesto de sucesiones

código de buenas prácticas

Pero el paquete de medidas tiene un alcance más amplio, ha subrayado Calvino durante semanas. Otra parada clave es la actualización del Código de Buenas Prácticas, en vigor desde 2012, para adaptar el concepto de cliente lean al momento actual. Es decir, tiene más peso el aumento de costes por la escalada del Euribor y la inflación, que una posible disminución de la renta disponible de los hogares (por la pérdida de empleo, como sucedió en la Gran Recesión).

Este protocolo implicó una serie de trámites urgentes. Unas se mantienen y otras se prorrogan para los hogares que no superen el triple del IPREM (25.200 euros anuales a partir de enero) y se destine más del 50% a las cuotas de la hipoteca. Aquellos deudores en riesgo podrían reestructurar el préstamo hipotecario a un tipo de interés más bajo durante los cinco periodos de carencia de principal (Euribor menos 0,1% en lugar del Euribor más 0,25% que estaba previsto), que es el plazo para la solicitud de aplazamiento en la devolución el préstamo. casa y pensar en la posibilidad de una segunda reestructuración, si es necesario. También pueden extender el plazo del préstamo hasta siete años. “Esta acción es necesaria para aquellas familias que, como consecuencia del aumento de las tasas de interés, han alcanzado niveles excesivos de esfuerzo hipotecario que les obligan a reducir gastos esenciales y ponen en riesgo el pago de la hipoteca”, dice el comunicado.

Read:Muñoz quitará ahora la cláusula del PGOU que permite las residencias de estudiantes

El plan de ayudas entrará en vigor a principios del próximo año. La prisa del gobierno por aprobarla responde a que la nueva ley es voluntaria y los bancos deben acatarla. Sólo será obligatorio para las entidades que se adhieran. Por eso quieren dar suficiente margen para que tengan tiempo y hagan estos trámites. Y también para dar certidumbre a los deudores que están pasando por problemas por la inflación, y en los próximos meses por el aumento de las cuotas hipotecarias a las de tipo variable.

El sector financiero, por su parte, no compartía esta urgencia. Entre otras cosas, porque considera que aún no existe la necesidad, sino que el Ejecutivo quería aprobar este paquete antes de que viniera mal, de forma preventiva. La morosidad bancaria se sitúa en el 3,86%, según datos de agosto del Banco de España, niveles históricamente bajos. No se espera una fuerte recuperación en el corto plazo, aunque el encarecimiento del euríbor acabará presionando los costes financieros de las familias. “Con una pérdida del 20% de los ingresos lo primero que entra en mora es el crédito al consumo, luego los suministros, y solo dos años después de la pérdida entra en mora la hipoteca”, explicó el viernes la semana pasada Ángel Estrada, director general. Estabilidad financiera, regulación y decisión del Banco de España.

país de la mañana

Despierta con el análisis de hoy por Port Berna Gonzalez

recíbelo

Previous post
López Obrador pone en duda la cumbre de la Alianza del Pacífico ante la ausencia de Castillo
Next post
horario canal de transmisión partido NFLMediotiempo