Entretenimiento

«Uno estaría contento por el otro pero a los dos es maravilloso»

"Uno estaría contento por el otro pero a los dos es maravilloso"

Los dramaturgos y parejas de toda la vida, Juan Margallo (Cáceres, 1940) y Petra Martínez (Linares, 1944) ganaron el Premio Nacional de Teatro 2022. El jurado defendió su «coherencia en el camino mantenido sobre los escenarios, y su compromiso con el arte y la sociedad a través de sus creaciones También defendieron su «resistencia y afán por incorporar a sus obras nuevas formas y tendencias fascinantes, para que supieran hacer el teatro del siglo XX, pero también para mantener la excelencia pintoresca que les marcó en el contexto de todo el siglo XXI, sin olvidar su labor educativa y de transmisión teatral, siempre está ejecutada con gran profesionalidad, y no está exenta del sentido del humor que impregna su obra.” El premio en metálico es de 30 mil euros.

Read:Ana de Armas o cómo el mono es el gran triunfador en Venecia

Rogelio López Cuenca gana el Premio Nacional de Artes Plásticas 2022

saber más

Estos dos actores representan la vida media del teatro en este país que comenzó en la década de 1960 con la creación de la Compañía Tábano, un grupo fundamental para entender lo que significa el teatro independiente en este país, de renovación teatral y posicionamiento político. Pero Margallo y Martínez se habían conocido antes, y aprendieron la tradición teatral en otra de las agrupaciones de referencia de este país, el Studio Theatre de William Layton y Miguel Narros.

Petra Martínez recibió la noticia de la ministra viajando en tren. Al poco tiempo, contestó una llamada de este diario: “Supuestamente si nos lo dan a uno, nos conformamos con el otro”, dijo. “Pero es genial para los dos, no podía creerlo, qué ilusión. Al principio pensé que era una broma, y ​​que el ministro quería hablar conmigo, me lo dijeron. Es más, cuando Isita me habló «Pensé que era una broma y le pedí que se detuviera y me dijera quién era. No quiero ser modesta, pero somos tantos actores que lo ves imposible», dice con el sentido del humor que Siempre ha caracterizado a esta actriz.

Read:Susan Sarandon se declara bisexual

Pasión vital por el teatro

“Cuando llegas a cierta edad”, admite Martínez, los premios son “emocionantes”. «Estás reconsiderando que debemos estar haciendo algo bien», agrega. Cuando se le preguntó qué cree que han hecho bien en esta carrera de más de 50 años, la actriz admitió que si ella hubiera sido miembro del jurado y «salieran dos tipos como nosotros, habría pensado que a estas dos personas les habría ido muy bien». , no hay nada concreto, pero realmente Bueno de muchos años sin parar y con todo este cariño hacia el teatro.”

Sus carreras siempre han sido conjuntas, aunque Petra ha sido actor y dirigió a Margallo primero Tabano, luego Gallo Vallecano y más tarde su actual compañía, Uroc Teatro. Ambos supieron unir el teatro tradicional y popular español con el repertorio teatral europeo, especialmente Bertolt Breach y luego Dario Fo, y con la gran renovación que venía de América Latina y el teatro de creación colectiva de la mano de maestros como Enrique Buenaventura. TEC de Cali o Santiago García de La Candelaria. No en vano, Margallo dirige el Festival Iberoamericano de Cádiz y siempre ha sido nexo de unión entre ambas playas. Aunque ambos se han gastado en películas en los últimos años, ambos nunca han dejado las mesas. En 2021, Margalo dirigió a Petra en Señorita Donna Margarita El brasileño Roberto Azade en el teatro español. Y no hace mucho, Margallo debutó en solitario en la Sala Mirador en una obra de teatro, Hasta que el alzhéimer me devore Donde el actor mezcla recuerdos con relatos de vida dedicados al teatro.

Read:Muere William Klein, el fotógrafo de la ciudad indómita

Margalo diligente

Por su parte, Juan Margallo asistió a elDiario.es desde la sesión de rodaje campeones. Cuando recuerda los momentos clave de su carrera, queda claro: «El teatro independiente, la sede de El Gayo Vallecano, las giras por provincias, muchas veces con obras prohibidas por el franquismo, las giras por América a las que abrió el mundo nosotros», comenta feliz. «Hay que pensar que salimos de una España muy oscura, la reunión con Enrique Buenaventura en Cali fue fundamental. Ahí puedes decir lo que quieras, trabajábamos en cárceles y barrios…», recuerda. “Ahora, cuando los jóvenes me dicen que están cansados ​​de tanto subir y bajar camiones, me sorprende un poco, lo que recuerdo es que pudimos viajar a Europa, conectar con los más de cuatro millones de exiliados e inmigrantes que vivían allí, dormían en sus casas, conocían la democracia de los centros y nuestra comunicación con el público que nos era fundamental”, dice con la sabiduría que le otorgan más de cincuenta años de experiencia.

Ahora, Margallo dice que están preparando nuevo trabajo: «Últimamente hemos estado trabajando en proyectos en los que solo estamos Petra y yo. Y Petra, muy divertida, me dijo que sería bueno llamar al teatro y poder decir ‘Está bien'». , mira, no voy a ir al show este martes porque no tengo ganas’. Algo así hacemos, ensayamos cuando queremos, poco a poco, vamos haciendo una obra de teatro con cada uno de nosotros. recuerdos y las obras escogidas que hemos hecho que más gustan. Pero nos falta más tiempo, todavía queda mucho camino por recorrer”, como dice la infatigable Margalo. Con voz grave también se da tiempo a analizar lo que no pudo ser, y con cierto pesar demostró que no era capaz de profundizar en la técnica de creación en masa que había aprendido con Buenaventura como a él le hubiera gustado”, Lleva mucho tiempo, son procesos de ensayo y creación de más de cinco meses, pero en fin, los métodos también se asientan por acumulación, como el método de improvisación de Layton que también recopilo. Ahora bien, cuando trabajamos en la creación colectiva, en de esta forma que todos conozcan el proceso de creación y puedan aportar desde todos los ámbitos, se absorbe mucho”, concluye.

El jurado del premio estuvo compuesto por los siguientes miembros: el Director Cultural y Director del Festival Griego, Francesc Casadesús; los periodistas culturales Julio Bravo, Rosana Torres y Machos Osinaga; Viva Noya, subdirectora del Centro Dramático Nacional; Rosa San Segundo, representante de la Plataforma Universitaria de Estudios Feministas y de Género; y Juan Diego Boto, ganador del Premio Nacional de Teatro el año pasado.

En los últimos quince años, de las diez veces que han ido a personas y no a compañías, teatros o establecimientos teatrales, seis veces han sido hombres y cuatro mujeres. Este año cae sobre una mujer, aunque de manera común. Un galardón que empezó a dar en 1946, año en que ganó el dramaturgo Jardel Poncella, y que sólo le fue denegado una vez, en 1994, cuando Albert Boadilla se negó a aceptar el galardón otorgado a su compañía, El Joglars, con estas palabras: Los oficiales estaban no con nosotros en tiempos difíciles. Ahora resulta que les conviene, quizás porque todos los premios están agotados, pero ahora no nos conviene a nosotros… Es un problema estético.” Los últimos ganadores de este premio fueron Juan Diego Boto, Sala Quarta Parade , Andrés Lima, Julieta Serrano, Kamikaze Teatro y Concha Velasco, y Pedro Moreno, diseñador de moda y diseñador web que fue el segundo técnico en recibir este galardón desde sus inicios. El primero fue el iluminador Juan Gómez-Cornejo que lo recibió en 2011.

Previous post
UNCAN.eu, iniciativa europea para entender mejor el cáncer, cuenta con presencia española
Next post
Estas son todas las pruebas a las que el Apple Watch Ultra ha sido sometido para garantizar su resistencia a los elementos